My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

sábado, 29 de noviembre de 2008

Frío

Hoy hace frío. No quería levantarme de la cama. Dormía arropada con las dos mantas sobre sábanas recién puestas y me despertaron las campanas con que suena mi móvil. Con los ojos pegados logré silenciar el segundo repiqueteo escondiendo el aparato entre las sábanas, abrazándolo con mi cuerpo como si fuera otro cuerpo añorado.

Había dormido bien. Era esa de las ocasiones en que una decide madrugar y duerme de un tirón. Aún así seguía teniendo sueño. Me quedé un ratico con los ojos cerrados pensando en el sueño que tenía y con esa dulce placidez que da estar despierta con los ojos cerrados sintiendo de nuevo el letargo de la larga compañía de Morfeo. Dormir sobre sábanas limpias con la cama recién hecha y con las piernas extendidas ante la ausencia de bultos y no oír absolutamente nada era la consumación a una noche de individual e insonoro placer. No quería salir de aquel mundo cálido y suave que era mi cama uterina en aquella noche. El frío que habían notado mis dedos al alcanzar el móvil ya predecía que el día no sería agradable...

Al rato largo que me había parecido una eternidad (20 minutos) sonó el pitido del despertador. En seguida (a los 5 minutos exactos) me desperté cuando volvía a sonar la alarma. Estaba despierta porque tenía los ojos bien abiertos y sabía que aunque no quiero, tengo que levantarme. Así que haciendo un esfuerzo extenuante para el reposo que habían tenidos mis extremidades, me destapé intentando con éxito no desprender las mantas y las frescas sábanas de su aprisionamiento del borde de la cama (de chica jugaba a meterme en la cama sin "despeinarla" esto es, sin levantar las sabanas y las mantas, lo que conseguía). Echo de menos que me arropen al acostarme.

Un frío intenso me recorrió la espina dorsal incrustándose en cada una de mis costillas. Podía notar como el aire gélido circulaba por ellas para luego hacer la excursión por mis hombros, brazos, dedos y pies con que se entretendría durante la mañana.

En un pobre intento por desentumecerme, fui brincando hacia el baño que por fortuna tengo enfrente. Enseguida volví a la habitación... y me metí en la cama con tanta furia por el frío que provoqué yo misma una ráfaga al levantar la ropa. Maldije en voz alta y protestaba mentalmente mientras me tapaba hasta las cejas. ¡¡¡No quiero ir al colegio!!!

Cinco minutos de remoloneo, cinco minutos de sentir el calorcito que aún guardaba la cama, cinco minutos de gloria antes de ponerme en faena...


Por fin me levanté. Me fui al salón donde ya caldeaba la estufa para ponerme la ropa interior y las medias. Enseguida me puse lo vaqueros, una camiseta interior de mangas largas, una blusa y un chaleco de cuello vuelto. El cuerpo parecía ir recuperándose. Me cogí el pelo en una pinza dejando el resto suelto para no helarme las nuca. Cogí los guantes, el gorro y la bufanda a juego con el look del día y me dispuse a sentarme cómodamente para tomar mis cereales con las noticias de la tele sin voz. A los 15 minutos salía del baño maquillada. Reparé en los tapones que aún llevaba y entonces el ruido leve de la calle acompañó las preocupaciones del día. Mientras bajaba las escaleras pensaba en el día que me esperaba, en el frío que pasaría en las aulas, en el estrés y agobios que me esperaban con los de Secundaria. Y eso no hacía más que recordarme lo bien que estaba en la cama.

En la calle andaba autómata con la cabeza gacha y el cuerpo encogido con las manos en los bolsillos del abrigo. El aire silbaba, hacía remolinos, me espantaba en las esquinas. A media mañana el sol se haría el tímido entre las nubes y las paletas grises se sucederían en un día que parecía no acabar.

Sólo siento frío. La rutina se ha convertido en un fino glaciar que me envuelve y me atenaza. Frío en la rutina, frío en la desesperanza, frío en el oscuro horizonte. Ese frío también cala mis huesos y sólo a veces se esconde tras el humeante sabor que da el chocolate de la vida.

Hoy hace frío. Ni la estufa, ni mi chal, harán que hoy se me quite el frío.

Escrito originariamente el 27 de noviembre de 2007



* Post relacionado: La última pastilla.

9 Comments:

Adolescente18 said...

Me ha encantado, tanto la ilustración como la historia. A veces el frío no viene del ambiente, sino de la sensación de la rutina como has dicho.

Besitos

maria jesus said...

Si, frio por fuera y por dentro

Ese said...

Arriba esos ánimos, que nos quedan los fines de semana.

Y otra cosa ¡¡Que sabrás tú lo que es realmente el frio!!
Brrrrrrrrrr

Zinquirilla said...

Adolescente18, la imagen es Paisaje de invierno, de Friedrich, un pintor del Romanticismo de honda melancolía.

María Jesús el frío por fuera siempre se podrá quitar. Bueno menos en mi casa que es una nevera, jajaja.

Ese gracias por los ánimos. No he estado en el Polo que es donde supongo que quieres que experimente el frío, jeje. En Sevilla el frío es húmedo así que es verdad que se te cala en los huesos y no sale. En el norte es seco y una vez tapado no lo notas.

Una aclaración, este post fue escrito el año pasado cuando trabajaba en el colegio, condena de la que me he librado este año (sólo me queda el tercer grado de la cademia :D)

Eso sí, mi casa sigue siendo una nevera y yo soy tela de friolera.

RAMPI said...

Pues sí, sí que hace frío. y con lo friolero que soy
Un beso
Rampi

Zinquirilla said...

Rampy ¡es fantástico sentirse comprendida! jeje, tengo por familia a unos caribeños: mi padre se pasea en invierno sin camiseta y mi hermana no usa nunca guantes ni bufanda.

Luismi said...

jajajaa, otro amigo mio ha escrito sobre el frio ayer mismo XD

es que es verdad, necesito comprarme una bufanda, una palestina o algo... que la braga esa que tengo no hace nada!! XD

Io said...

Me ha encantado esta entrada.

Me ha recordado a los horrorosos despertares en Madrid cuando era pequeña y la caldera de carbón no se encendía hasta pasada una hora.

Pero no desesperes. Si no hubiese días desapacibles no valoraríamos los días soleados.

Si no sintiésemos de vez en cuando frío en nuestra vida o nuestro corazón, no valoraríamos tanto a los amigos.

Un besote, amiga.

Zinquirilla said...

Luismi estos días el frío tan horroroso que hace se nota en la blogosfera, jeje.

Io me alegro que te haya gustado y esas frases animosas, es verdad lo que dices, sin días grises no notaríamos los soleados.

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla