My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

lunes, 19 de mayo de 2008

En comunión con mi mejor perfil

Mi madre siempre creyó estar en deuda conmigo por aquello de no haber tenido un bautizo en condiciones o al menos el que tuvo mi hermana (ceremonia en la Basílica de la Macarena -in situ, dado que por entonces no se celebraban allí bautizos-, faldón y aguas de Jerez como costumbres familiares antiquísimas). Por eso celebró mi comunión, lógicamente, por todo lo alto. Es más, un par de años antes ya empezó a proyectarla y si bien, guardaba similitudes con la de mi hermana (de la que no recuerdo nada, tenía aún 3 años), la mía ofrecería una singularidad manifiesta: el vestido.

Pero además, por mucho que mi madre me decía, aconsejaba, aseveraba, amenazaba con que no me tocara el ojo, ocurrió: me salió ... seguir leyendo.

2 Comments:

herodes de la betica said...

que bonito texto y que buenos recuerdos... Pues claro que sí. Te vistieron de monjita, lo mio fué peor. Iba con un cuello cisne en el mes de mayo(que calor), pantalón beige de campana, y chaqueta. Vamos que no me entró el sarampión porque Dios no quiso...
Un besote

ZINQUIRILLA said...

Herodes bético me alegro que te gustara la historia. Y supongo que tú hiciste la Comunión a principios de los 70 cuando se llevaba de moda ese cuello cisne, jaja.

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla