My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

lunes, 8 de marzo de 2010

Ellos

Este año los Oscar se escriben con O bien mayúscula y bien masculina. Ellos han sido los protagonistas. Los elegantes, los simpáticos de la noche, los que derrochan testosterona sin hacer alarde de ello. Los que lo dan todo y para todos hay. Para chicos y para chicas.

El primero, Tom Ford. Hasta ahora me fijaba en sus trapitos y más en su chico-fetiche, Jon Kortajarena. Esta noche me fijé en el y quiero fijarme en su película (A single man) de la que he oído buenas críticas. Con su esmoquin impecable, la barbita de tres días que no podía faltar y ese simpático detalle de la flor en el ojal puso la nota elegante y exquisita.

Peeero, para qué fijarnos en un hombre con el que no nos cruzamos en nuestra acera. Vayamos a un fijo de nuestras miradas. Jake Gyllenhaal acudió a la gala y presentó un premio. Pero fue solo y se le notaba. Jake anda ojeroso con la mirada perdía añorando a su querida Reese que ya ha encontrado sustituto. Se le veía hablando con la prensa y parecía el chiquilo asustado de Donnie Darko más que un apuesto mozo que estrena soltería (de la qué te has librado, ¡ya te darás cuenta!).

En todas las instantáneas se le ve retraído, pesaroso, forzando la sonrisa. Menos mal que se conoce la causa si no, de su cara pálida las malas lenguas dirían que el muchacho se muere de envidia teniendo a la hermana - Maggie Gyllenhaal- y al cuñado - Peter Sarsgaard- en alza (en realidad llevan buena racha seguida y a los tres se les ve congeniar). Jake, espero que hagas un buen papel en Brothers que andas perdiendo chispa.



Habiéndolo visto tantas veces con la mujer o el cuñado no reparé en él hasta verlo en An education. Fue el british look de los 60 y el personaje lo que hizo que me fijara en él. No es feo pero es un poco ojos vaca y desde luego con el pelo rapado no me gusta nada. Todo es cuestión de gustos, a Concha García Campoy le oí decir que lo prefiere así. Hablo de Peter Sarsgaard.

Los gemelos en apostura y maromismo -¡ay omá qué ricos!- fueron el tándem de presentadores Bradley Cooper y Gerard Butler. ¡Cómo estos dos nos alegraron la vista!.

El más elegante dicen que fue Robert Downey Jr. A mí me gustó como iba pero no lo llamaría elegancia, en todo caso chulería o desenfado y su presencia siempre es agradablemente llamativa. Para atuendo divertido, esto es, hortera, hay otros pero pasaron de ir. Nos perdimos las extravagancias de Johnny Depp, Daniel Day Lewis o el recuperado Mickey Rourke. Y los guapos oficiales de antaño, Brad Pitt, Tom Cruise, Jude Law, tampoco fueron.

De los mozuelos de hoy en día ni hablo. Porque el único que me pone, Pattinson, no lució por allí su tupé.

Las chicas ni brillaron, qué le vamos a hecr, Pe estuvo hortera (en el fondo lo es) y no hay nadie que me gustara, así que lo dejo para después.

Hoy, esta noche, es de ellos.

1 Comment:

Lo said...

Totalmente de acuerdo con todo! Este año ha sido de ellos, y mira que al traje se le puede sacar poca chicha...
Yo creo que Robert Downey Jr. va así porque no le importa nada ni la ceremonia ni lo que dirán, y eso hace que me guste más.

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla