My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

domingo, 4 de octubre de 2009

El look de la crisis

"Era el 12 de febrero de 1947. Esa mañana en París tiritábamos de frío a 13 grados bajo cero. Faltaban carbón, los periódicos estaban en huelga indefinida. De modo que los franceses fueron los últimos en enterarse de un acontecimiento insólito que había tenido por escenario una mansion particular de la Avenida Montaigne: el nacimiento de un modista; es más, de una moda. Es más: de la Moda. La moda que dictaría la ley desde América hasta Australia

Así contaba la periodista y guionista François Giroud el nacimiento de “New Look”, la primera colección firmada por Christian Dior. Carmel Snow, editora jefe de la revista norteamericana Harper's Bazaar nombró la colección como el “New Look”, cuando dijo:

It’s quite a revelation dear Christian... Your dresses have such a new look” ("Es una revelación, querido Christian (Dior)... tus vestidos tienen un nuevo look").

La primera colección de Dior, su línea "Corolle" (en referencia a la corola de una flor) revolucionó el mundo de la moda y brindó la posibilidad a las mujeres, parisinas y no francesas, de lucirse sofisticadas y elegantes, tras los rigores de la contienda mundial.

Si la guerra y la moda, aparentemente, nada tienen que ver, esa disociación podría encontrarse entre la economía y la moda. La resistencia en Francia no sólo fue una labor militar (o cívica), pues las francesas estaban dispuestas a mantener su reputación de mujeres mejor vestidas del mundo y a pesar de los conflictos, las zonas ocupadas y la carestía general, lograron mantener un estilo que al mismo tiempo afianzaba su independecia en unos años en que accedían al mercado laboral, especialmente a puestos hasta entonces reservados a hombres, ahora en el frente.

No obstante diríase que el estilo que se extendió por la Francia ocupada era bastante extravagante. Mientras el resto de inglesas, norteamericanas, italianas e incluso alemanas asumieron como un deber y un virtuosismo el vestir con modestia y sobriedad, las francesas utilizaban un rojo oscuro para los labios y una gama de colores vivos donde, en loor a su chovinismo, no podían faltar el rojo, el blanco y el azul.

Frente al jolgorio desenfrenado de los años 20, la moda de los años 30 fue mucho más elegante. En la década que nos ocupa, la mujer debía guardar su espontaneidad y optar por lo cómodo cuando no por lo que había. Como en la escena de la llegada de las mujeres de la caravana (Westward the women) cuando piden trajes y un rudo vaquero Robert Taylor reconvertido en caballero les lleva retales de manteles, sábanas y cortinas que ellas primorosamente convierten en faldas, vestidos, blusas y pañuelos. En la moda de los años de la guerra todo parecía calculado y en realidad lo era:

Los viejos pañuelos de seda se convertían en faldas campesinas o turbantes con que recogerse el pelo en las fábricas (en EEUU se prohibió en las fábricas armamentísticas que las mujeres lucieran el famoso peek-a-boo-bang de Verónica Lake que tanto se enredaba con las municiones); se cosían las faldas y asi nace la falda-pantalón, muy cómoda y que abrigaba mejor, y se pusieron de moda los remiendos de estampados de cuadros o topos que al final se lucían más por coquetería que por ardid de tapar el desgaste de la ropa. Por el contrario los sombreros y los tacones (hechos de corcho) subieron en altura estilizando aún más la delgada silueta femenina de entonces. En los sombreros es donde confluyó el afán estiloso aunque el resultado, visto hoy día, nos parecería excesivamente recargado. Cualquier material era colocado con alfileres para lucirlo en los viejos sombreros de fieltro: velos, papel de periódico, bolitas de nácar, botones, cuando no quedaban cintas ni plumas. Mientras más recargado estuviera el sombrero, menos se reparaba en la figura de la mujer.





Lucien Lelong quien fuera presidente del sindicato de la cámara de la costura entre 1936 y 1946, logró sortear las reticencias que había ante cualquier atisbo de lujo o frivolidad y logró salvar la industria de lujo en París. Casas como Laving, Fath, Rochas, y la suya propia, continuaron durante la posguerra y su supervivencia marcaría el auge que vivieron las nuevas casas como la de Dior.

A ojos de los otros países beligerantes, Francia era la potencia narcisista, una Versalles de lo textil, que seguía ofreciendo a sus mujeres vestidos nuevos. Un lugar donde reinaba la extravagancia y que si utilizaba el cinturón no era para apretárselo, desde luego:

En Gran Bretaña, se dictaron en 1941 estrictas normas de racionamiento que afectó a los metros de tela, número máximo de bolsillos, pliegues y complementos. En EE.UU, no hubo restricciones tan estrictas pero imperaba una presión moral sobre la población femenina igual de fuerte. En Alemania, de las mujeres se esperaba un aspecto aseado y modesto. De cara a la galería, estaban mal vistas la seda, las pieles, las joyas y el maquillaje excesivo. En Europa, la mujer empezó a usar estrechas chaquetas de hombros marcados y trajes rectos que adoptaban un aire ligeramente militar. Las faldas se acortaron en mor del ahorro de tela pero conservando siempre el decoro y los sombreros recogían la única fantasaía que se permitían. Las proporciones quedaban totalmente deformadas.





Sólo un lugar en el mundo tuvo la oportunidad de ofrecer a sus féminas todo el glamour y la elegancia que acompañar a la belleza de gráciles cuerpos. En Hollywood, todo se permitió. Es más, se potenció el estilo de las grandes estrellas que lucían trajes de noche con pieles, escotes y joyas deslumbrantes. Era el lugar de los sueños y el mundo, rendido y desperado, cuando no enfurecido en una locura de ira, necesitaba soñar.

En 1945 acaba la guerra y Europa es una gigantesca chimenea humeante. Hay que levantarse y reponerse. Hay dolor y necesidad pero ya acabó todo y hay que mirar al futuro. Aunque la población necesitaba recuperarse, en los primeros tiempos, le costó entregarse al cambio de sentimientos triunfales. La vida social y la cultura resurgieron pero reinaba cierta sensación de pudor de divertirse porque sí.

La apuesta de Christian Dior para que la mujer recobrara la elegancia y la sofisticación arrebatada contradecía todas las teórías de la economía. Su moda era muy femenina, destacaba las curvas y era elegantísima. Las faldas se alargan a los tobillos, hombros torneados, el talle estrecho conforma las llamadas cintura de avispa y la silueta se realza con faldas de vuelo. Era una moda de complementos bien coordinados: sombrero, guantes, bolso y zapatos de agja a juego con el conjunto, pero sin estar especialmente adornados, todo en su justa medida para hacer el vestuario lo más favorecedor posible, recuperándose así la armonía de las proporciones femeninas.

Sin duda la parte más llamativa era la abundancia de tela. Metros y metros de tela. Si en su primera colección, las faldas a 20 cm. del suelo contenian 9 metros de tela, hubo conjuntos abullonados hasta de 25 metrosde tela . Desde entonces a cada época de crisis le correspondería un alargamiento de las faldas y a la bonaza un acortamiento. Un laissez faire, laissez passer para la Moda.

Otra característica sería la simbiosis entre la moda de día y de noche. La elegancia siempre primaba. Las faldas de día se cambian por vestidos vaporosos de noche. Aparentemente era una moda lujosa pero la aparición de nuevos materiales más económicos y resistentes como fibras sintéticas poseían el mismo brillo que la seda o el tafetán y no eran tan delicadas. La ropa de noche constituyó la gran novedad, las muchachitas se acicalaban para pasar veladas de paseo o de cine. Apareció el vestido de cóctel que con los años se haría un must en el fondo de armario, elegante pero menos formal que un vestido de noche, más corto y económico era el conjunto ideal para las primeras horas de la noche en veladas con amigos. Como nos encontramos a fnales de la década, este conjunto se extendería en los 50. Ha llegado hoy día a ser ese traje negro que toda mujer debe tener.

El New Look ha sido reiventado infinidad de veces en busca de ese halo de feminidad que no debe perderse.

¿Hay crisis mejores y peores? ¿O son de ahora y de antaño?

Por la red han circulado estas palabras del sabio Einstein:

"La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque trae progresos. En la crisis nacen la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado

¿Y quién dijo que la moda está ahora en boga?

"Acudí donde existía un taller de estampación para pintar telas, pues en aquel tiempo los vestidos de seda, generalmente de color claro, se pintaban según la moda, y cuando ésta pasaba, se volvían a pintar con distintos ramos y dibujos, realizando así una feliz alianza entre la moda y la economía, para enseñanza de los venideros tiempos".

Son las andanzas de Gabriel Araceli en La Corte de Carlos IV (Episodios Nacionales).

Nihil novum sub solis.

El post se avenía a hablar del look gótico que se estila ahora pero no tengo opinión sobre el gusto de dos adolescentes sino sobre la desfachatez de un presidente de gobierno y eso me estropearía el post. Vivé la frivolité.

13 Comments:

ordago13 said...

Hey e visto algunos vestidos muy majos por aquí sobre todo por quienes los llevaban...

Poderosa Lauren bacall...

Me gusta que te guste el buen cine...


Pasate por mi blog a escuchar los programas de mi II temporada radiofónica.


Un placer haberte conocido a través del foroblog zinqui¡¡¡

Dirty Clothes said...

Guau, menudo repaso por el mundo de la moda, muy interesante...

dirty saludos¡¡¡¡¡¡¡¡

chema said...

de los vestidos que salen en los videos, unos me gustan más que otros, pero es una cuestión de gusto personal que no tiene que ver con que estuvieran elaborados en una época de crisis. todos ellos parecen de buena calidad. la moda es un sector en el que se pueden abaratar mucho los costes, y las crisis económicas despiertan mucho el ingenio en ese sentido.

calamarin said...

Ahora mismo la moda se enfrenta probablemente a su peor crisis... aparte de la económica que es mundial, está el tema dela invasión asiática, la industria textil en Europa esta despareciendo, es decir fabricantes de tejidos y talleres de confección básicamente, eso supone una cantidad de puestos de trabajos tremenda... para ciudades como Mataro por ejemplo, imagínate... Este tema,me toca muy de cerca y me pongo muy triste. Los asiáticos evidentemente tiene derecho a formar parte de la globalización económica, pero pienso que las cosas se tendrían que haber hecho de otra manera... Si en España ya no se fabrican vestidos, ni zapatos, ni juguetes, ni muebles ectr... ¿Un país sin industria como va a superar una crisis económica?

Lee said...

A mi la invasion asiatica esta que comenta Calamarin me molesta lo indecible, porque como el bien apunta se podia hacer de otra forma... pero bueno, este tema aparte, que daria para mucho.

Gran post, Zinqui, me encanta el detalle de lo de la prohibicion del peinado peek a boo a la Lake , en las fabricas, me parece entrañable lo que influian las artistas de cine en las mujeres, como las hacian soñar y las motivaban a arreglarse y a sentirse guapas, algo muy distinto a la dictadura de la delgadez extremay el photoshop de hoy en dia.

El New look de Dior fue una bomba, la gente incluso gritaba por las calles al salir del desfile , comentando lo que acababan de presenciar. Y aun sigue influyendo a todo diseñador de hoy en dia, una colección que quedó congelada en el tiempo sin duda alguna.

Un beso.

Simone B. said...

Vaya entrada más currada has hecho, me quito el sombrero!
Desde luego no es de extrañar que a veces digan que se ha perdido elegancia, mirando esas fotos que nos enseñas se confirma.

Saludos y enhorabuena por el blog!

Shikilla said...

Niña, ¡me ha encantado esta entrada!, currada y bien documentada, me ha gustado ver modelitos vintage y recordar iconos de otras épocas. Enhorabuena por tu esfuerzo en hacer que nos lleguen todas esas curiosidades.

Un abrazo

Európides said...

Hola Zinquirilla.

Ha sido muy agradable y ameno leer toda la información que facilitas.

Ahora es tiempo de, por lo de recortar telas, microminifaldas y tangas jejej.

Saludos.

Sabor Añejo said...

Vaya pedazo de entrada. Te la has currado bien Zinquirilla, y me ha encantado, porque además retratar la historia de la moda, tiene un cierto sabor nostálgico.

Muy buena, si señor.

Un abrazo

maria jesus said...

!Lo que sabes y lo bien que lo trasmites! !Que elegantes las actrices! y que vision la de Dior.

Espero que este paron sea solo un descanso, tus fans no resistiriamos una despedida

Un beso

Lee Van Cleef said...

Nena para cuando nuevo post??!

;) Todo bien?

Rosalinda said...

Esto tiene que ser que te ha salido un novio. Felicidades si es así y es para bien. Besicos.

maria jesus said...

Preocupada me tienes

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla