My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

martes, 14 de julio de 2009

Descubriendo al mito

La muerte de Michael Jackson ¿vuelve? a poner de actualidad a aquellos considerados como mitos. Da igual que ya nadie escuchara sus canciones, que en el fondo cayera bien o mal, si alguien famoso muere joven, de forma trágica y/o repentina, la mitomanía ve incrementada su lista de adeptos.

Durante años ignoré a personajes con tal etiqueta. Rehuía de los clichés manidos que siempre le endosan a los mitos. Pero caí en el error de considerar a determinados "personajes" basándome precisamente en sus inseparables tópicos.

De tal modo consideraba, por ejemplo a Marilyn Monroe, una rubia oxigenada excesivamente erotizada. Aunque una de mis películas preferidas es Cómo casarse con un millonario (por la presencia de efigie de mi adorada Lauren Bacall) y en mi top ten cinéfilo se encuentra Con faldas y a lo loco, ignoraba películas suyas hasta que la "descubrí" en Niágara. Luego la preferí "a lo natural" en Vidas Rebeldes donde además está realmente encantadora.

Con James Dean me pasó algo parecido. Pese a saber de él mucho antes de descubrir a Montgomery Clift, nunca me llamó la atención. Nunca me gustó físicamente (esas orejas xD) y no sé por qué pero ninguna de sus tres películas me gustan. Y por razones ajenas a él, créanme. Rebelde sin causa pese a contar con el incomprendido Sal Mineo y la no menos turbadora Natalie Wood no me llama la atención como hito juvenil de los 50. Al este del Edén siempre me pareció un peñazo (o la única vez que la vi allá por los 80) y Gigante casi lo mismo. Esta última cuenta con prefes míos como Rock Hudson y la incomparable Liz Taylor pero su excesivo metraje, su rocambolesco desarrollo y el aire de folletín que destila entre pozo y pozo de petróleo se me han indigestado un par de veces.

Volviendo al bueno de Jimmy. Aquél que en sus comienzos juveniles firmaba con un Brando-Clift, que fue el eterno novio de la Pier Angeli y compañero de la eterna enamorada Gerladine Page, entre escarceos y escarceos ("Hay un nuevo talento en Broadway, le dijo Elia Kazan a Clift, le gustan las camareras... y los camareros") y que se estampó en su Porsche 550 Spyder ("Little Bastard").

Aunque cada 30 de septiembre, se me venía, inconscientemente, a la cabeza, no me he enterado hasta ahora de cómo ocurrió realmente el accidente. Aparte de la ironía de que unos días antes previniera a los jóvenes a través de la televisión de los accidentes de coche y de que no iba a tanta velocidad como se creía, había otro sujeto. No sólo iba a compañado de Rolf Wütherich, su mecánico sino que se cruzó con el Custom Tudor que conducía Donald Turnupseed. James Dean camino de la Route 46 para participar en las carreras de Salinas y el joven Turnupseed camino de su casa que gira hacia la Route 41. Dean vio el coche pero su conductor se salta el ceda al paso. Casi 40 años después fallecerá víctima del cáncer. Como dijo un amigo en su entierro, él era el verdadero "Nowhere Man". El resultado, un "siento decirte, muchacho, que te has roto el cuello.", como dijera John Wayne en Río Lobo.

Muere James Dean y nace el mito. Multiseriado y multiposteado, qué fácil resulta vender un pack con sus pelis, en vez de rescatar las viejas escenas catódicas. Una leyenda que a veces se alimenta de ingredientes extras. Porque si trágico fue el fin del chico de Marion, más penoso resulta comprobar el destino de aquellos por los que rularon las piezas del sueño plateado. En este foro, una voz sensata avisa que es para no creer pero sí dudar.

Pero hay un aspecto más interesante que su muerte que no deja de ser morbosa. Y no lo es por que pertenezca al ámbito más íntimo de la celebridad sino porque nos muestra su faceta más de artista que de estrella, más irónico que de imagen rebelde parapeteado tras su sombrero tejano y un sempiterno Winston.

Han salido a la luz los dibujos que realizaba mientras representaba El Inmoralista, la controvertida obra de Gidé que supuso su primer triunfo en Broadway.

Unos dibujos garabateados en servilletas u octavillas sueltas, hechos con la premura de los escasos momentos de descanso entre ensayos, con una gran carga de ironía sobre el mundo del espctáculo, de trazos de tinta apresurados en las caricaturas y dedicados a quienes apreciaba, especialmente dedicados a su compañera de reparto y una de las mujeres que más le marcaron, Geraldine Page. La misma que se se enfrentó a Billy Rose, el productor, cuando éste lo despidió. Por el inmeno amor que le tuvo y porque supo ver el talento que alumbraba el muchacho. No en vano, Elia Kazan, al término de una de las funciones, le ofreció el papel de Cal Trask, al haberlo rechazado Montgomery Clift.


Pueden ver más dibujos en este blog.

En el primer dibujo es la cabeza de Brando la que se sirve en bandeja. Parece ser que por aquella época el astro no le hizo caso pese a las insistentes llamadas de teléfono (costumbre que también tenía con Clift)

7 Comments:

Shikilla said...

Zinquirilla, en primer lugar gracias por tus palabras en mi blog. Luego, desearte mucha suerte ya que he visto que sigues en el concurso de 20 minutos, yo este año no me presento.

Un beso.

Deprisa said...

Leí en cierta ocasión que els er humano tiene la necesidad de fabricar mitos. No sé, es algo que siempre me dejó dudas, pero de lo qu estoy seguro es de que necesitamos un espejo perfecto en el que mirarnos. Quizás sea eso lo que buscamos, mal que les pese.

De todos los que has citado yo me quedo con James Dean, no sé, tiene algo...

chema said...

en más de una ocasión he pensado que las leyendas que rodean a marilyn monroe han eclipsado su carrera como actriz.
por cierto, el otro día vi la película 'con faldas y a lo loco' en dvd, baratita, y estuve tentado de comprármela.

Andrés Schmucke said...

Hola, tiempo sin pasar por aquí... Te deseo suerte en esta nueva edición del premio aunque parece que el anticristo es el barbarazo que arrazo con todo jajajaja...

Saludos...

Zinquirilla said...

Shikilla, no hay de qué, en los últimos meses necesitabas las palabras de los blogueros, a cambio nos ofreces tu estupenda sonrisa en forma de textos.

No sé si no te presentas por falta de tiempo o porque este año no te apuntas al circo. Y no pensaba presentarme pero como me toca currar en verano, al menos me distraigo.

Un abrazo.

Deprisa, es verdad que tenemos esa tendencia, parecida a la trascendental de querer coectar con una realidad esporotal superior.

James Dean tenía mucho magnetismo y ese no-sé-qué sin definir.

Bienvenido al blog y gracias por tu comentario.

Chema, Marilyn Monroe se pasó toda su carrera intentando demostrar que era una actriz, sólo eso. Nunca le tuvieron consideración, se burlaban de ella incluso cuando asistía a las reuniones del Actor's Studio. Tampoco supo rodearse de las personas adecuadas. Confió en exceso en el ecritorio de a esposa de Lee Strasberg que le dijo que rechazara el papel de Holly de Desayunos con diamantes (escrito por Truman Capote especialmente para ella). Fue un error, ¡y encima le dejó toda su herencia!

Con faldas y a lo loco es imprescindible en toda videoteca, hay que verla en VO :)

Bienvenido también a mi blog y gracias por tu comentario.

Andrés, muchas gracias, ¿este año no te presentas? Porque el antiese no pude ser más petardo, jaja. Un saludo.

Lee said...

Que buen post Zinqui.
Ya sabes la adoracion incondicional que siento por Marilyn, y me hace gracia que la mayor parte de la gente tarde tanto en darse cuenta de lo que habia debajo del mito erotico.

Mira, a mi sin embargo, si me gustan las pelis de James Dean, y Al Este del Eden, le di una segunda oportunidad ( la primera vez que la vi me parecio pretenciosa y aburrida), y ahora me apasiona.

Con respecto a lo de la creacion de mitos, yo creo que el mundo siempre deseara enfocarse en otras personas, quiza para olvidarse de sus propias miserias, quizá para soñar .... pero los mitos siempre estaran ahi, y yo creo que en el fondo vienen muy bien ;)

Un beso.

Zinquirilla said...

Lee muchas gracias por tus palabras y me alegro que te haya gustado el post.

Entiendo lo que dices y cómo te sientes. Es algo parecido a cuándo la gente no sabe quién es Montgomery Clift, cuando lo nombro.

Y en el caso de Dean, Marilyn, Audrey, encontrártelos hasta en la sopa y siendo manoseados por gente que no aprecian lo que fueran y se quedan en los tópicos.

chao!

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla