My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

martes, 17 de marzo de 2009

El increíble encanto de Roger Vadim

Ésa es la cuestión, o mejor dicho la respuesta. El por qué tres mujeres, impresionantes, diferentes entre sí pero todas ellas con sitio propio de estrellas en los 50, 60 y 70, cayeron en los brazos de este buen hombre. Que después resultaba no ser tan considerado hacia Brigitte Bardot, Catherine Deneuve y Jane Fonda.



Roger Vadim, de origen ruso como se encarga de explicar en sus memorias, fue el descubridor de la Bardot a quien, como todo Pigmalion del cine, transoformó físicamente, con el consabido tinte rubio. Y Dios creó a la mujer es la primera peícula que rodó con una jovencísima Brigitte Bardot. Yo no la he visto y creo que a estas alturas ha quedado desfasada pero aún se recoge en los anales el impacto y rechazo que provocó en sociedades puritanas. Lo que sí recuerdo bien es haber leído que ella con dieciséis años, cuando se acostó con él, salió al balcón parisino con los pechos al aire gritando alborozada "¡Soy mujer!" y que luego metió la cabeza en un horno de gas ante la negativa de sus padres para casarse con él. Lo logró pero pronto se divorciarían. Nicolás, el único hijo de la actriz, no es fruto de esta tormentosa relación.

Estando casado nuevamente, Vadim conoce a Françoise Dorleac y a su hermana, a quien cambia de nombre, Catherine Deneuve, y dirige en su primera película, que no podía llamarse sino El vicio y la virtud. Pero aunque tuvieron a Christian, no llegaron a casarse. La relación sentimental más estrecha que mantuvo ella fue con Mastroianni con quien tuvo a Chiara.

Al poco tiempo inicia una relación con una joven americana hija de un reputado actor. Explota el lado sexy de Jane Fonda en la adaptación del cómic galo Barbarella y se casan tras nacer su hija Vanessa.

En la actualidad una está retirada del cine y defiende obsesivamente a los bebés foca; y las otras siguen haciendo cine entre perfume y perfume de Chanel y Lancôme y entre aerobic.

Son las tres famosas relaciones de este mediocre cineasta más conocido por sus affaires que se casó un total de cinco veces. El Gabor del cine francés, vamos.

Y éste es, era, el interfecto:

6 Comments:

Ana said...

No sabia nada de esta historia, vaya tipo.

Du Guesclin said...

Leches, se me había olvidado lo guapa que era la Fonda de joven, preciosa sin duda, como las otras dos ex-mujeres del señor Vadim.

El tío sería un personaje, pero vamos, que le quiten lo bailao... la Bardot, la Deneuve y la Fonda... vaya trío... Ese seguro que no jugaba al parchís...

Saludos y espero que estés mejor del susto de la semana pasada.

Zinquirilla said...

Pues ya ves Ana, lo peculiar que resultó ser este hombre deslumbrando a tanto bellezón. Es una cuestión que siempre me ha llamado la atención.

Al parchís, no sé, Du Guesclin pero a las damas sí que jugaba :D

Jane Fonda siempre ha sido muy atractiva, de las tres es la que mejor me cae.

Gracias por lo de la bici, ya pasó el susto. (Es curioso como todos, hasta mi amigo J. o mi amiga A., han interpretado que fue este sábado, ocurrió a finales de febrero pero con los post de oscar quedó sin publicar).

El Hombre Confuso said...

Ya estoy aquí!!!!

maria jesus said...

Que encima era feo, para cualquier epoca

Zinquirilla said...

El Hombre confuso, te contesto ahora pero como sabes, me pasé en cuanto vi tu aviso. No podías dejarnos mucho tiempo sin tus confusiones!

María Jesús, aunque haya puesto una foto con mediana edad, era feo con ganas, el encanto pues eso, increíble.

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla