My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

domingo, 8 de febrero de 2009

El glorioso

Ayer el Betis volvió a darnos una alegría. Inmensa. Y como él sólo sabe hacerlo: ganándole con dos golazos al rival en su campo en esta aciaga temporada. Parece ser que jugó bien pues no vi el partido pero oí algunos comentarios en la tele.

No es raro que yo no viera el partido. De hecho le cedí a mi padre el sillón y el mando de la tele, una vez que me contara sus intenciones de disfrutar del partido en plan casero:

- ¿No sales hoy?
- No papá, me molesta el estómago (he tenido una gastroenteritis que aún colea)
- Echan en la tele el glorioso.
- ¿Con quién juega?
- Con las putas
- Ah el derby. Si porque lo que es en Copa del Rey... Velo entonces, yo me voy al exilio a mi cuarto.
- ¿Pero qué vas a hacer?
- Pues ver una peli.

Y es lo que hice. En realidad varias cosillas, bichear un rato por Internet (blog incluido contestando los comentarios de ayer) y ver el final del primer capi de The Wire. No vi la peli prevista, El lector, previendo que el murmullo de la tele no me dejaría disfrutar de mi Kate. Cuando estaba sentada en la cama tomándome el postre no sabía qué peli ver mientras me llegaba el soniquete del calvo de la Sexta, el cubano que se pone a cantar, uf, qué comentarista más malo. Todas las pelis que tenía pendiente se me antojaban solemnes para la ocasión. Me apetecía una comedia hasta que reparé en Loca por la música, la vez primera que veo y oigo a Deanna Durbin.

Terminaba la película y aún seguía el fútbol. De repente un grito estentóreo debió llegar a La Encarnación. Mi padre celebraba eufórico el primer gol. Me asomé sonriente y luego volví. Al buen rato mi padre repitió su hazaña tarzanesca. Vi a los nuestros celebrarlos, creo que había unos 850. Unos valientes y unos insensatos. Hay mala hierba que yo nunca piso aunque a gusto hollaría. Mi padre me pidió que le leyera el tiempo que quedaba y nos pusimos nerviosos. Había tiempo para que la canalla marcara y así fue. Pero ya no hubo más ocasión y le ganamos en su casa, que hacía tela de tiempo que no pasaba.

Termina el partido y mi padre alborozado comenta que ahora le empezarán a llamar la gente. Pues sí, la casa parece convertirse en sede política porque se suceden los pitidos del móvil. Una conversación me hace gracia porque parece que soy yo la que habla con amigas:

- Fernando hijo qué alegría. Me acaba de llamar Manolo (...) ése esta ya en la cama (...) yo sí, en tres minutos me recogéis (...) ahora está todo abierto (...) llama a Enrique y nos vemos en El Rinconcillo.

- Chica, voy a salir.
- Vale, yo me voy a acostar ya.

No lo hago sino que se me ocurre este post y lo dejo preparado.

7 Comments:

Edward said...

Te dejo mi primer comentario, para compartir la alegría del dia de hoy. A disfrutarlo!!

Un saludo

Shikilla said...

Enhorabuena, guapa, mushooo betisss, es mi segundo equipo y eso porque alguien cercano a mi corazón...muere y mata por el Betis (todo en sentido figurado, por supuesto), pero su alegría es mi alegría, así que un besito para tí y para el glorioso!!

Por cierto, luego te pasas por mi blog, hay un meme.....:( lo siento, pero te he incluido porque eres como yo, amante de los libros.

Luismi said...

mira que yo no soy futbolero, pero te envidio por poder hacer una entrada por tu equipo y llamarlo "Glorioso"...

el mío es el Valencia T.T

maria jesus said...

Manque pierda, pero si encima gana....

RAMPY said...

Pues enhorabuena por la alegría. A mí el Betis siempre me ha caído bien, a pesar de don "Manué".
Un beso y feliz día.
Rampy

el aguaó said...

Ya tocaba. Personalmente, después de una horrible semana, digna de todo olvido, (sábado inclusive), llegaba totalmente inundado de un pesimismo increíble que me agobiaba. Suelo ser una persona muy positiva y optimista, pero la herida de la semana me dejaba un mal sabor de boca para enfrentarme al derby, que se antojaba sufrible.

Aún así, es un derby, soy bético y el manquepierda corre por mis venas. El sabor de la superviviencia y la capacidad de sobreponerme a los problemas. Y allí estaba mi Betis, el Glorioso, alegrándome la noche con el gol de Sergio García primero y la puntilla de Oliveira después. Dos goles que dejaban escapar por mi garganta toda la tensión acumulada a lo largo de los seis días anteriores y me colmaban de felicidad sopesando la balanza de los buenos momentos de esa semana.

Cuando se pitó el final, miré el reloj. Las 00:00. Comenzaba el domingo y lo hacía de la mejor manera posible.

Y además de tres puntos que nos sacan del pozo (un poco)... es el derby.

Un beso querida Zinquirilla... y espero que estés mejor.

Zinquirilla said...

Edward o Edward Hopper debería llamarlo a la vista de su autorretrato, el primer comentario no podía ser más festivo y oportuno, bienvenido al blog.

Shikilla no sabía que sumabas el verdiblanco a la colchonería, eso denota un exquisito gusto por partida doble. Me paso a recoger el meme.

Luismi la verdad es que soy bastante futbolera en lo de dejarme llevar por la emoción irracional del fútbol. Mi segundo equipo es el Barça y el Valencia me cae muy bien, me alegré de su doblete en el 2004.

María Jesús, entonces delirium tremens...

Rampy, gracias majo. El Betis siempre ha caído bastante bien. Lopera... mejor no hablar (los béticos somos los primeros responsables de lo que pasa en el club).

Pues sí Aguaó, por fin nos llevamos esta alegría. Yo del estómago sigo regu, espero que tú tengas mejor semana esta que empezamos,

¡Saludos a los seis!

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla