My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

jueves, 11 de septiembre de 2008

¿Dónde te cogió...?

* El martes 11 de septiembre tenía la mañana libre. Acababa de incorporarme al colegio de las Salesianas y era la segunda semana antes de que empezaran las clases. La dirección nos preparó un curso pero dado que el ponente sólo podía por las tardes, esa semana cambiamos el turno de trabajo.

No siempre veía el telediario desde el principio, pero aquel día estaba almorzando antes con el Corazón de verano y vi las primeras imágenes en La Primera. Recuerdo decir a Ana Blanco que era un accidente de una avioneta. Cuando embistió el segundo avión, la locutora, no sólo seguía por aquella época con su sempiterno flequillo, sino que seguía hablando de accidente de una avión perdido y apenas daba informacion coherente. Me dije, esta tía es tonta, y pasé a Antena 3 con un exaltado Matías Prats.

Al rato, vino mi padre. Rara vez almorzamos juntos pero en aquella ocasión vino a casa antes. Le puse en situación, y nos quedamos los dos anonadadaos frente al televisor. Eso es una película, decía mi padre como el carnicero de su barrio decía que lo del hombre en la Luna era en el desierto de Almería (sic). Y yo decía que sí, pero real y filmada por la televisión. Pero es la primera vez que asisto en directo a un hecho histórico de magnitudes apocalípticas, pensaba.

De repente me acordé del coñazo de curso y de que me iba a perder enterarme de los hechos. Llegué tarde cinco minutos y no había nadie en la sala de profesores. Los encontré a todos viendo el telediario en la sala de audiovisuales. Finalmente dimos el curso pero lógicamente todo eran comentarios y nos fuimos antes a nuestras casas. Allí seguimos nuestro particular Show de Truman. He de confesar algo. Algo que demuestra mi ignorancia supina y qué pobre es mi conocimiento de la ciudad que tanto me fascina (y el país, por extensión). Por mucho que oía que el atentado era en las Torres Gemelas no ponía imagen a las mismas. Si, sé que están pensando que era una barbaridad no conocerlas. A los pocos meses, vi por enésima vez Cocktail y de repente las vi emerger en las escenas de los créditos cuando Tom llega a la ciudad.


* La mañana del jueves 11 de marzo también me encontraba en casa. Por aquella época trabaja por las tardes en Sevillana. Aún así me levanté temprano porque tenía cosas que hacer, no recuerdo bien, creo que el banco y demás papeleo. Por eso cuando me dispuse a preparar mi desayuno de cereales, encendí la tele (soy incapaz de comer en silencio). Lo primero que vi fue las imágenes del tren pero en tan primerísimo plano que me pareció un bus y lo primero que pensé es que se trataba de un atentado en Israel o similar, por el tipo de atentado. Al rato, cuando vi impreso en la pantalla "Estación de Atocha" me quedé paralizada. Y subí el volumen de la tele que hasta entonces era muy bajito por la hora.

Pasé mucho tiempo perpleja ante el televisor. Hasta que reparé que tenía que salir. Al pasar por la Hemeroteca, mientras sonaban las 12 campanadas, había un grupo de trabajadores en la puerta guardando silencio. La gente se iba acercando arremolinándose y como yo tenía que pasar por delante, me quedé de pie cerca. Reconozco que me resulta algo embarazoso, sólo antes me había pasado estando en el Archivo Municipal de Sanlúcar cuando mataron a Miguel Ángel Blanco, aunque sé que es la manera sencilla y espontánea de la ciudadanía de mostrar respeto y solidaridad. Aún así, me pareció muy pronto y ya oí voces de repulsa a Eta. No sé por qué, pero no pensaba lo mismo. Cuando llegué a casa seguí viendo la televisión, en esa morbosidad que nos caracteriza ante estos hechos y por la tarde, en el trabajo, todo eran comentarios.

Desde aquí, sólo puedo manifestar la enorme tristeza que me causa lo que sufrieron miles de víctimas inocentes y todas las personas que los conocían en esos fatídicos días. Nos queda la esperanza sin perder de vista el interrogante de esa sinrazón.

5 Comments:

Rubén said...

A mi me cogió cuando volvi del colegio cuando tenia 10 años, llegue a casa deje la mochila en el suelo en cuanto mi madre me llamo corriendo a la salita. Me dijo que un avión se habia estrellado en un edificio de NY. Me quede sentado viendolo todo, aunque tenia hambre, vi todo hasta la noche. Al rato de llegar, vi en directo como Matias Prats de antena 3 noticias dijo "DIOS MIO, OTRO AVIÓN, DIOS MIO, UN AVIÓN SE A ESTRELLADO EN LA OTRA TORRE, MADRE MIA, OTRO AVIÓN..."

En ese momento hubo un silencio en mi casa y seguramente en muchos hogares de todo el mundo. No se oia nada en ese momento, tan solo a Matias Prats retrasmitiendo la noticia.
Despues vino lo del pentagono y tambien decian que se iban a estrellar en el capitolio y en la casa blanca. Afortunadamente no paso nada.

Ese día hubo casi 3000 muertos y aun hay 24 desaparecidos que no se van a recuperar los cuerpos nunca. Yo cada año en esta fecha, me pongo en lugar de aquellas personas que perdieron a alguien.

Rompimos el silencio en mi casa cuando empezamos a ver gente cayendo de las torres, estabamos asustados, en ese momento caimos en la cuenta que no eran accidentes, demasiada casualidad, sino atentados y la cosa se confirmo cuando dieron la noticia del pentagono.

Al día siguiente, seguian hablando de lo mismo, los quioscos estaban llenos de aviones, fuego, esconbro y muerte reflejada en las fotos de las portadas de periodicos.

Cuando cayeron las torres, volvio el silencio, en ese momento se apagaban centenares de vidas en apenas 10 segundos. Bomberos, policias, oficinistas, heroes, gente en general, una lastima de verdad.

Hicieron un documental en odisea hace tiempo llamado 9/11, en que salia un bombero superviviente a la noche ponieno la bandera del cuartel a media asta. Cuando bajo del primer piso les dijo a sus compañeros "no quiero volver a poner la bandera a media asta nunca más".

Hoy cumple 7 años de esta tragedia, espero que no vuelva a suceder nunca nada parecido.

el aguaó said...

La verdad es que es difícil olvidar lo que uno estaba haciendo esas mañanas.

El 11-S lo recuerdo perfectamente. Mi padre había tenido un accidente laboral en las dos manos el día anterior, así que mi madre y mi abuelo fueron a recogerlo, pues no podía conducir. Por este motivo, estaba sólo en casa, ya que mi hermana aún no había llegado. Ponía la mesa mientras veía el telediario. Entonces saltó la noticia. También recuerdo que, mientras veía a Matías Prats analizando la alocada sitación, vi aparecer el otro avión y estrellarse contra la otra torre. Fue cuando me quedé más paralizado y sin habla. Luego llegaron mis padres y estuvimos toda la tarde viendo las noticias y temiendo el desenlace en una Guerra Mundial.

El 11-M me cogió fuera de España. También era casualidad. A la misma hora de los atentados, nos levantábamos mis amigos y yo en Roma para visitar San Pedro del Vaticano. Recuerdo que cuando me disponía a subir el último tramo de la cúpula, recibí un SMS. La que entonces era mi novia me avisaba de lo sucedido en Madrid. Irremediablemente quise volver a España en ese momento. Me sentí lejos y triste. Muy triste. Jamás olvidaré el ambiente ante la embajada española y el silencio. Ese silencio de todos los españoles que estábamos en la Ciudad Eterna.

Vaya... al recordarlo se me han puesto los vellos de punta y he soltado un profundo suspiro.

Un fuerte beso querida Zinquirilla.

Zinquirilla said...

Gracias a ambos por vuestros comentarios, reflejan una enorme sensibilidad.

esther220 said...

vaya!
pero lo del post lo tenia planeado desde hacía mucho tiempo, cogí el 11 de septiembre como excusa para lanzarlo. después iremos a por más fechas importantes como el 11M y otras cosas que se me ocurran.
=)

esther220 said...

lo de las tres columnas...
sí que es una plantilla normal y corriente de blogger, pero toqué un poco el código html y conseguí poner una tercera, ufff lo que me costó!!!
jeje
=)

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla