My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

lunes, 7 de enero de 2008

En la capital del reino

Ya puedo decir que conozco Madrid y por fin he visitado el Museo del Prado. Del viaje aquel que hice con la Universidad extrañamente conservo pocos y difuminados recuerdos. Sé que vi desde el autobús la Puerta de Alcalá y La Cibeles pero no recuerdo ni siquiera el edificio del Museo Arqueológico e incluso sus piezas no han quedado en mi retina por la visita sino que permanecen por las láminas de Arte.

Ahora sí que conozco Madrid. Poquillo, vale, pero la conozco. La (haciendo honor al laísmo) he paseado, contemplado y disfrutado.


Ha sido un viaje muy singular pues nos juntamos 5 chicas que nos conocemos en distintos grados: es lo típico de "que viene mi amiga y ésta a su vez se trae a otra." A la que mejor conozco es a G. Sí, es la misma del viaje de Barcelona, salvo que en esta ocasión C. no vino. Las otras dos, S. y R., son las que conocí el día de Córdoba, y tampoco ha venido J. que hubiera sido el único chico. Y la otra era nueva para casi todas, I. Y en este viaje se ha confirmado que la que mejor me cae y sobre todo con la que mejor me puedo llevar en un viaje es G. aparte de que la tía es tela de graciosa, yo me parto con sus puntos. Nos dio por cantar canciones relacionadas con Madrid. A mí me encanta cantar pese a mi mala voz pero la gente no se apunta así como así, pero ella se sabe las coplas por su madre como yo por la mía. ¡es fantástico!. Pues a la altura de la Plaza Mayor nos pusimos a cantar La verbena de la Paloma.y cuando terminamos fue graciosísimo: cada una estaba mirando en ese momento a un lado y nos pusimos a imitar el soniquete del organillo y a girar la mano como en una manivela!! nos volvimos y jajaja Las otras se habían quedado rezagadas y alucinaban . Luego, con una camiseta de G en su cama que dije que era muy sexy empezamos con las bromas de lo que ella y yo haríamos en la habitación que compartíamos.

El hostal está bastante bien y me he acostumbrado a ellos pues en los pocos viajes que había hecho (la etapa sept 2007 - feb 2008 es toda una excepción y una locura e imprudencia mía) me he alojado en hoteles e incluso paradores y al menos tenía el desayuno. Se llama Hostal Jerez y está en la calle Montera esquina Gran Vía enfrente de la boca del metro. El metro lo hemos cogido tanto como en Bcn yno había tanta basura como creíamos por la huelga pero no está tan cuidado como el de Bcn; allí los gamberros o son pocos o son limpios porque las paredes no tenía pintadas. Además en Madrid nos tocó unos vagones tela cutres, del tiempo de Maricastaña.

Con el Ave hemos tenido suerte a medias. En la ida los nuevos asientos y en la vuelta los viejos, que son más bonitos. Es que el tono marrón es triste y oscurece. ¡Ah! qué pasada del Ave. Mi gran interrogante era: ¿se verá el paisaje? y tardé tiempo en darme cuanta que lo que yo veía (me pasé el viaje pegada a la ventanilla) era lo qje estaba a lo lejos pero no el borde de las líneas o el comienzo de los campos. De hecho, hubo una vez en que vi las vías y era divertidísimo y mareante ver las líneas bifurcarse como serpientes. Y estaba tan hecha a la idea de que el viaje duraba 2 y horas y media que no recordaba la noche entera para llegar a Barcelona o las 16 horas que empleamos en llegar a Santander.

Y si en cuanto a tiempo me ha parecido de lo más "normal" llegar a Madrid en 2 horas y media, en cuanto a espacio, la he visto chiquita y muy conectada entre sí. ¡Todo está al lado!! Claro que lo mismo me pasó con Barcelona. Quizá ésta tenga avenidas más largas pero yo esperaba una kilométrica Carrera de San Jerónimo y más presencia policial que me impidiera fotografiarme con el león. Pero ya me véis con él ;-) Como el viaje era en plan tranquilo y éramos 5 para ponernos de acuerdo, creí que apenas íbamos a ver cosas. Claro que en otras circunstancias hubiera visto más, pero confío en que no pasen tantos años como hasta ahora sir ir, para volver. Me dio coraje perderme las Descalzas, más que nada porque avisaron que cerraban cuando estábamos en cola, después de haber visto una preciosa librería de libros antiguos. Menos mal que no nos fuimos a ver el Cortylandia (que creía que ya no estaba, hay que ver la decoración porqueriosa que dejan para Sevilla) y sí al Monasterio de la Encarnación cuya fachada tantas veces he estudiado. También vimos el Palacio Real y la catedral de la Almudena.

La primera noche cenamos con antiguas compis de G. y nos lo pasamos muy bien. De hecho las pobres alucinarían con nuestro desparpajo y las bromas que teníamos. Yo, una vez más, quedé como la más rara y freaky. Tenía pendiente reunirme con Laura, la chica que conozco de Linkara. No quería agobiarla llamando y aunque suponía que le apetecía quedar tanto como a mí, no estaba segura. Además trabaja por las tardes y estaba mala de la espalda. Pero al final me llamó ella y nos acompañó andando hasta el Prado. Eso fue el tercer día. Quedamos en la cafetería Café & Té de Callao y me pareció muy maja. Yo me mostré tan parlanchina como de costumbre y fui tan descortés que ni la despedí de las niñas.

¡Ah! es que habíamos llegado al Museo del Prado. Entramos y me exasperó el número de gente que deambulaba (sobre todo italianos que hemos oído por todas partes) pero enseguida me percaté de que en el British Museum había más gente. Yo iba tan distraída como siempre. De hecho en este viaje nuevamente no he prestado atención de horas, metros y demás cosas prácticas. Yo miraba, fotografiaba, contemplaba, disfrutaba y asimilaba. Subimos a la 2ª planta preguntándome yo por qué y empezamos por el medio sin atender mi sugerencia de hacer un recorrido cronológico. Luego me di cuenta de que las primeras salas no merecen la pena. Lo primero que vi son los bufones de Velázquez que me gustan mucho aunque él no sea mi pintor favorito, en cambio disfruté de mi Murillo y finalmente decidí ver los Goyas. Aunque como conozco los cuadros de sobra fui andando y recorriéndolos con la mirada. Aún recuerdo la cara de asombro que puso R. ante mi chulería de no prestar atención a Goya. Es que no me gusta. En cambio me alegró un montón que aún estuviera la exposición del Greco y la del XIX. Me gusta esa pintura historicista junto a Fortuny, los Madrazo, etc. No serán de calidad insuperable pero me gustan como Patinir con una de mis pinturas favoritas, La laguna estigia, que contemplé en largos minutos junto con El jardín de las delicias del Bosco que también recordé las veces que estudié su simbología. Me sorprendió gratamente la presencia de algunos Van Eyck y Van Dick, pues la pintura inglesa del XVII me gusta también bastante. Disfruté mucho con Rubens y su Elena Fourment en sus redondeces varias.

Claro que las pinturas de Velázquez merecen punto y aparte porque reconozco que me he emocionado verlas y he disfrutado mucho el cómo las iba descubriendo. Ese momento de asomarme a la sala circular y vislumbrar Las Meninas entre cabezas de gente y girar la cabeza y ver a los Austrias menores a caballo y situarme en medio para ver Las Lanzas, ha sido realmente bonito. ¡Y Dios mío!, el recordar tantos y tantos detalles estudiados en Arte. Tengo muy buena formación (a veces pienso que mejor que en Historia General) pues tuve una profe en Bup que nos dio Arte desde 1º es decir cuando no era temario. Y mi MH en Selectividad gracias a mis Arnolfini (que no al aguafuerte de Goya) ahí está para mi vanidad (para otra cosa no ha servido).

Me gustó el Prado en cuanto a edificio porque también tiene pinta de pinacoteca europea aunque no tiene el encanto de la National Gallery. Es sorprendente que lo conociera antes . Por eso tuve esa sensación cosmopolita y viajera de "repetir" con La Venus del espejo. Y qué hermosa es también la Venus de Tiziano y cómo he disfrutrado con sus pinturas. Me faltó tiempo para ver Las bodas de Caná de El Veronés y bueno hay bastantes obras que no me esperaba que estuvieran allí.

Madrid me ha parecido una ciudad peculiar. Se nota que es la capital, la historia que tiene desde el XVI y en especial la del XIX está muy vigente. Me gustaron los carteles pintorescos que han puesto para rotular plazas y calles. Había mucha gente por serNavidad pero intuyo que es así siempre. Hay mucha mezcla de gente, muchos lugares pintorescos, el barrio de Salamanca es curioso para pasear y ver (me reí con G cuando entramos en Chanel). En cambio el llamado Madrid de los Austrias me ha desencantado pues son calles, estrechas, sí, con comercios antiguos, sí, pero nada más. Me lo esperaba más "histórico". Me ha encantado el bullicio teatral de la Gran Vía que es una calle preciosa y los comercios de curiosidades. Supongo que en Madrid podrás encontrar casi de todo. Antes del musical tuve oportunidad (gracias G. por acompañarme) de ir a la librería Ocho y medio y aparte de pastelear descaradamente con el hippi rubianco que estaba de dependiente, vi objetos de cine la mar de curiosos. Menos de Montgomery Clift, que nunca fue de póster. Y enfrente estaban los celebérrimos cine Renoir. Por ese ambientillo intelectual me gustaría vivir en Madrid pero creo que Barcelona me gustó más pues la vi más tranquila, despejada, limpia y luminosa. Pero por nada del mundo viviría allí. Me cabrea ver "amb formatge" en un simple Pans & Company. Pero la ciudad que sí me ha parecido preciosa, elegante y encantadora es, sin duda, Santander, de la que solo me echa para atrás sus frías aguas.

A ver qué pasa con San Sebastián, próxima parada.

6 Comments:

Joselu said...

Me alegro que haya ido tan bien tu visita a Madrid. Eso del AVE es una gozada. Aquí en Barcelona parece que no acaba de llegar y no acabamos de incorporarnos al nuevo siglo. La visita al museo del Prado es una delicia. Yo sólo he estado allí una vez. En Madrid sólo he estado dos veces. Es una carencia cultural lamentable. Recuerdo de mi visita al Prado los mismos cuadros y autores que citas. Pero el museo merece muchas más y sosegadas visitas para poderlo aprovechar. San Sebastián es una ciudad bellísima. Ojalá que tu visita sea igualmente feliz y divertida. Un cordial saludo.

Xelidoni said...

Por favor..., no escribas como una estudiante ignorante de la ESO, déjate de abreviaturas tontas como xD, etc., que aquí no estás falta de espacio para escribir. Como profesora sabrás que es una lucha que por perdida no deja de ser importante que sigamos en ella. Por cierto, mi humana no es profe de lengua sino de Geografía e Historia, que no "sociales", como al parecer eres tú.

ZINQUIRILLA said...

Para una vez que alguien ajeno a mí escribe en el blog...

Y no se trata que me molesten las "malas críticas", pues es imperdonable tener faltas de ortografía. Es más, si esa persona hubiera tenido un poco de curiosidad al ver el blog entero, hubiera visto que defiendo la campaña que hay en la red de defensa de la buena ortografía. Que de hecho sigo pero no voy a excusarme. El cómo está escrito este post tiene un "por qué" pero me ahorro su curiosa explicación.

Porque lo sorprendente de esa persona es el tono tan desmedidamente mordaz con el que escribe. Casi insultante como si me conociera.

Y lo que resulta más burdo de todo es que alguien comente en blog ajeno siendo el suyo de acceso cerrado.

FMESMENOTA said...

Para compensar el comentario anterior te diré que me ha gustado tu entrada. Me encanta Madrid y el Prado, claro, allí estudié la carrera y aprendí algunas cosas. Tu descripción del Prado está interesante pero lo que me ha sorprendido es que te guste tanto Murillo. A mí me encanta, pero creo que es un pintor medio secreto, que solamente le gusta de verdad a otros pintores o a gente que siente las emociones fuertes de la pintura, que no suele abundar demasiado.
Por divertirnos, a ver si acierto: si te gusta Murillo, yo apuesto a que no te gusta Dalí. ¿Qué me dices?

Xelidoni said...

Perdona por el comentario, no era mi intención ofender. Es porque he ido leyendo esporádicamente tu blog por lo que he deducido que eres profesora. Supongo que ayer tenía los cables especialmente cruzados con este asunto de la mala escritura que acabaste pagándolo tú. He visto esa escritura incluso en profesores universitarios que van de "jóvenes".
Mi blog está cerrado porque "está en construcción", es muy reciente su apertura, que no este perfil que pertenecía a otro blog ya desaparecido, y apenas tiene nada escrito.

José Manuel said...

No voy a entrar en disquisiciones sobre Pintura, ni pintores, -ya que sólo me acerco a ellos por curiosidad y buscando emociones-, no para interpretarlos o entenderlos.
El haber hecho la mili en el Cuartel General de los Ejercitos, justo en la plaza de la Cibeles, me dió la oportunidad de conocer y disfrutar de Madrid, y no pierdo ocasión para escaparme cada vez que puedo.
Aún recuerdo la cara de mis compañeros cuando los ratos libres ellos salían de marcha, y yo me iba al Museo del Prado o a la Biblioteca Nacional. Me quedé hechizado, y a pesar de los años, creo que sigo estándolo...
BESOS
Y perdóname las faltas de ortografía...

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla