My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

martes, 26 de octubre de 2010

Lo que siempre quise hacer

Ayer salí de casa a las 7.30 y volví a las 21.45. Todo el día fuera. Trabajando, almorzando y luego haciendo diversas actividades. Por cosas del ajuste de horarios me falta o me sobra tiempo; en el peor de los casos cruzo los dedos para que haya una combinación de Tussam y en el mejor de los casos doy un agradable paseo por las afueras del Parque de Mª Luisa y leo un poquillo.

Los lunes y los miércoles estoy asistiendo a clases de inglés e italiano. Los martes y los jueves doy clases de español a extranjeros y voy a natación (ejem, esto se ha quedado en un debo y no quiero, como fue lo último que planifiqué en proporción directa a las ganas que tenía: cuando llegué al gimnasio no quedaban plazas). Los viernes es mi día de descanso. Una generosa ración de sillonball para mi maltrecha columna vertebrral (extiéndese el término de maltrecho a las rodillas y a toda la espalda). Y los fines de semana son variables como el tiempo (nunca mejor dicho, ¿os habéis fijado que el buen tiempo qué está haciendo se estropea los findes?).

Recuerdo 3º de Bup como un año cultureta y en el que supe que lo que más me gustaba era precisamente lo que hago ahora: salir de casa y no regresar hasta la noche. Tener las mañanas ocupadas (estudio/trabajo actual) y tener las tardes libres. Para ir a conferencias, exposiciones, apuntarme a cursos, al gimnasio, ir de compras evitando así las aglomeraciones y anticipándome al "no quedarme sin lo que vi". Y entre cada estadía, equiparables en realidad a dos mundos contrapuestos pero imprescindibles: el trabajo me da el tiempo y el dinero para el ocio y el ocio me libera de la carga del trabajo; el almuerzo. Si en época de vacaciones adoro desayunar fuera, me encanta almorzar fuera en días laborales.

En la época de Cefoec (aquellos que me conocen, saben que fue una de mis mejores épocas de mi vida), solía quedar para almorzar algún día al mes. Ahora como fuera dos días a la semana y como es cuestión de horario me apaño con unos sandwiches. Lo que ahorro repercute en mis excursiones del Románico y los viajecitos que estoy planificando.

En realidad son días solitarios pero precisamente ese matiz es el que me distingue y sobre todo me apetece. Y como aprender es lo que más me gusta, por eso me gusta apuntarme a cursos y asistir a cosas que me interesan. Nunca entendí que para hacer tales actividades necesitara acompañante pero aún así es inevitable que me pregunten "¿y vas sóla?" o que recalquen "que no conzco" cosa que deja de ocurrir a los dos minutos de haberme sentado en algún sitio.

Sólo hay una "pega" a mi estilo de vida actual. Este blog. Ainss, qué abandonaíllo lo tengo al pobre. De la Blogosfera ando medio desconectada. Sigo algunos blogs, los que me llegan a través del Facebook, fundamentalmente, pero los ojeo desde el ordenata del departamento y poco más. Ganas no me faltan, ni temas, pero Cronos debería regalarme algunos minutejos.

5 Comments:

Luismi said...

jajajaja, esa vida que llevas es la que tenía planificada para mis años universitarios, clase por las mañanas, y por las tardes de cursillo, museos, actividades culturales, paseos... maldita vagancia :(

y no te preocupes por andar sola... cada uno tiene sus costumbres, y es casi imposible encontrar a alguien que comparta todas y cada una de tus aficiones, o sino tus horarios...

tú a ser feliz, y disfruta de esa LIBERTAD y esa curiosidad que te hace moverte continuamente para aprender ;)

Zinquirilla said...

¡Hola LUISMI! qué alegría verte de nuevo, que tu también estabas perdidillo.

Pues ya ves el ajetreo que me traigo, mientras la espalda me deje, jaja.

Saludos!

Luismi said...

nonono, si he empezado Psicologia, lo que pasa es que por las tardes no tengo tanto tiempo libre como prometia la vida universitaria :S

Zinquirilla said...

aaan, vale.

Me alegro mucho entonces de que estés ya en la Universidad. Bueno al principio todo te parece un mundo pero ya te organizarás pronto y disfrutarás de tus años universitarios (para mí fueron los mejores!!! :p)

Saga said...

Vaya... el parque de María Luisa, es precioso, es una lástima que las últimas veces que fui estuviese en obra la plaza de españa. Qué morriña como diría un galego

Me ha gustado leerte un poquito, transmites mucha energía y dinamismo.
Saludos.

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla