My phrasebook

Siempre recibimos cuando damos.

Una canción

martes, 12 de agosto de 2008

La televisión pronto llegará

Mi hermana dice que la TDT llegará a José Laguillo el 31 de diciembre de 2009, el último día de cambio vamos. En la otra casa, osea donde yo vivo, vamos por el mismo camino. Mi padre, que envejece antes tecnológica que fisícamente, no se cree eso de que a partir del 2010 no haya tele. Tan radical que uno encienda la tele y no aparezca nada. Algo que nos pasa cada vez que se mueve un cablecito y una luz verde deja de encenderse en una caja negra situada en el rellano próximo a la azotea.

La televisión nunca ha sido nuestro fuerte en aprovisionamiento tecnológico. Los cuatro la consumimos con notoria regularidad aunque difícilmente nos pongamos de acuerdo en ver algo (salvo en pelis clásicas) y al igual que mi madre se pone muy pesada cuando quiere ver algo, yo suelo marear al que esté lado cuando hago zapping. Hubo una época en que me dio por ver dos programas (e incluso dos telefilmes) a la vez.

La tele que tengo es chica para que quepa en el mueble-librería del salón y no sólo es de tubos catódicos sino de la marca Garza. Según mi padre es la versión barata de Phillips pero cuando se nos rompió el mando (lo rompí yo un día que me cabreé y le di un golpe a la mesa con el) y él compró uno universal de la marca Phillips no aparecía en el directorio de marcas y filiales.

Hace un año a la tele se le iba momentáneamente (siempre en lo mejor que se estuviera viendo) la imagen. Este año las sintonías de Telecinco y varias locales se perdieron en el espacio. Pasé varios meses perdiéndome CSI y Bea, hasta que mi padre un sábado aburrido se puso de pie a hacer zapping manualmente por cada una de las 40 canales. En la 38 dio con Telecinco. Pero seguimos sin mando, así que suelo ver los programas enteros. Puedo estar horas y horas con una sóla cadena, así que ya podía pasarme un aparatito de share y ser de ésas españolas que aparecen en las audiencias.

Si me preguntaran cuál es mi primer recuerdo televisivo, no sabría precisarlo. De hecho mi generación ya nació con la tele en color. Recuerdo perfectamente dibujos que veía mi hermana (y ella no recuerda, ¡vaya paradoja!) como Ulises y recuerdo perfectamente esos mediodías con 4 ó 5 años viendo los sábados y domingos Ruy, pequeño Cid y Los mosqueperros, mi serie favorita.

Mis padres siempre cuentan que fueron los primeros vecinos en sus respectivos barrios (calle Escoberos en Sevilla y calle Juan Sánchez en Jerez) en contar con el aparato. Y que el resto de los vecinos hacían de okupas televisivos más enganchados al "trevisó" que hoy día a los triunfitos o los granhermanos. Mi padre tardó en disfrutar de la tele porque pasó su infancia interno con los carmelitas pero mi madre sí nos cuenta que cuando murió Kennedy le pidió a su madre que le dejara ver sola la retransmisión del funeral.

Pero hoy día me pregunto qué haremos para instalar la dichosa tele digital. El otro día llegó una propaganada que mi padre me endosó confundiéndola con la publi que me llega mensualmente de Yves Rocher. Y cuando le dije lo que era, decía que era mentira eso de que desaparecía la tele (sosteniendo un periódico y teniendo otros dos aguardando) y que eso era publicidad de algún instalador o un timo. Me leo el folleto y le explico que nos han dado un código personalizado para saber si podemos instalarla. Y me dice con sorna que llame yo que soy la hija del presidente de la comunidad. Aún no he llamado. Hoy me acordé y entré en la web oficial. Pero no me he enterado de mucho. Los sintonizadores tdt están a fecha de hoy después del boom de su aparición muy baratos pero me temo comprar uno y que no llegue la señal. Si es cosa de antena, tendremos que ponernos de acuerdo 3 vecinos (más difícil que si fuéramos 300). Y el 2010 está a la vuelta de la esquina.

"La Televisión pronto llegará, yo te cantaré y tú me verás..."

(oír "La Televisión" de Lolita Garrido)

boomp3.com

3 Comments:

Arturillo said...

Esto es un refrito con olor a naftalina, tanto por su propio cutre-look, como por estar publicado ya en el space hace al menos 10 días. La moraleja pudiera ser: "la familia que ve la televisión -analógica o digital- unida, permenece -de una u otra forma- unida". Does it worth it? Ça vaut la peine?

Adolescente18 said...

Uy...no sabría decir mi programa preferido.

Me gusta mucho el cine clásico comoa ti, pero hay tan poco emitiéndose en las cadenas nacionales.

Besitossssssssss

Bye!

sangreybesos said...

Es que a mí, aparte de "Cine de barrio"...

Escribo sobre

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

Blog Widget by LinkWithin
 
© MMVII

template by | Zinquirilla